Todos sonreimos en el mismo idioma